Cristina se probó el traje de candidata

2476535h765

Los militantes que llenaron el estadio de Arsenal aprovecharon un bache en el discurso para reclamar la definición que habían ido a buscar. “¡Se siente, se siente, Cristina, presidente!”, gritaron a coro. “No confundamos a nadie. Lo que necesitamos es ponerle un límite al Gobierno en las próximas elecciones para que pare el ajuste”, dijo ella, procurando mantener el misterio.

Aunque sin un anuncio sobre su candidatura, Cristina Kirchner lanzó ayer el movimiento Unidad Ciudadana, la plataforma política con la que recorrerá el último tramo de su carrera y con la que se postulará en la decisiva pelea para llegar al Senado por la provincia de Buenos Aires. Porque, pese a que no lo confirmó, el acto operó como un lanzamiento de hecho de su candidatura. Cerca de la ex presidenta nadie lo duda: será candidata.

“Vengo a sumarme como una más, a poner el cuerpo, la cabeza y el corazón”, se limitó a decir, justo antes de que el público le insistiera: “¡Una más y no jodemos más!” Ella sonrió. “Ya tuve todos los honores y todos los cargos. Me tocó ser madre, perder a mi compañero, ser viuda y ser abuela”, respondió después, poniendo de punta los nervios de los más ansiosos.

El reencuentro de la ex presidenta con la militancia estuvo repleto de ese tipo de gestos y medias palabras. Pero dejó también varias definiciones. En tono de campaña y como protagonista excluyente de un acto atípico para el kirchnerismo, la ex presidenta pronunció críticas muy duras al gobierno de Mauricio Macri, se dirigió a sectores perjudicados por la gestión de Cambiemos y convocó a organizar un movimiento que desborde las identidades partidarias tradicionales.

No hubo autocrítica ni reivindicación de su paso por la Casa Rosada. En el escenario ni siquiera habia fotos de Perón, Evita o Néstor Kirchner. La puesta en escena y el el discurso expusieron la estrategia de campaña: el eje debe estar puesto en las penurias del presente y en las esperanzas del futuro, no en la revisión del pasado.

Plebiscito

“Las próximas elecciones son parlamentarias. La sociedad expresa si está o no de acuerdo con el Gobierno”, continuó Cristina, dejando en claro la intención de convertir los comicios en un plebiscito de la gestión de Cambiemos. Apuntó específicamente a la pérdida de empleos, al crecimiento de la inflación, el aumento de tarifas y el endeudamiento externo.

“No dejemos que nos confundan los que quieren hablar del pasado. Claro que tenemos pasado, no nací de un repollo. El problema es que con ellos no tenemos futuro”, disparó, reforzando el eje de su discurso. Por momentos, sólo se oía el zumbido de los drones que filmaban el acto. La escuchaban unas 25.000 personas dentro de la cancha y unas 5000 en la calle, por medio de pantallas gigantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *