“Salió mucho mejor de lo esperado”, dijo el gobernador Verna

atuelconciliacion2017-1002

El juicio por el corte del río Atuel tuvo este miércoles un día clave: en la Corte Suprema de Justicia de la Nación se desarrolló, entre las 10 y las 14 horas, una audiencia informativa y de conciliación. La Pampa reclamó por el derecho humano al acceso al agua. Mendoza, en tanto, dijo que no tiene más para enviar.

En la audiencia estuvieron presente el gobernador Carlos Verna, junto a los exmandatarios Oscar Jorge y Rubén Marín. La intención fue mostrar a los jueces que, detrás del reclamo pampeano, hay una política de Estado.

El máximo tribunal fijó esta audiencia con carácter informativo y conciliatorio entre las partes. Como no acordaron, seguirá el juicio que inició La Pampa por el corte sistemático del río.

“Salió mucho mejor de lo esperado”, dijo el gobernador Verna, luego, en conferencia de prensa.

Verna, frente a los jueces, manifestó que el conflicto del Atuel “es una cuestión de Estado” y pidió que La Pampa vuelva a tener el río. “Queremos recuperar lo que nos robaron”, dijo. “A La Pampa le robaron el Atuel. Para regar 50 mil hectáreas, Mendoza generó un desierto de 1,5 millones de hectáreas“, sostuvo el mandatario pampeano.

Pidió la creación de un comité de cuenca y sostuvo que no quiere el trasvase del río Grande al Atuel para aumentar los caudales. Tampoco, sostuvo, permitirá que Mendoza envíe agua de “reúso” -es decir, que ya ha pasado por las acequias- a La Pampa.

“Vengo de una provincia nueva, que por mucho tiempo fue territorio nacional, quizás por demasiado tiempo. Y esto nos marcó, incluso desde antes de nuestra provincialización. Cuando se fueron constituyendo todas las provincias colindantes, a medida que avanzaba la organización política de la Nación, nos fueron privando de territorio”, manifestó.

“Queda claro que a los pampeanos, además de territorio, nos quitaron un río, en lo que ha significado un despojo que ocasionó una catástrofe ambiental, además del profundísimo daño social, productivo y emocional que sufrieron los pobladores del Oeste pampeano. Esta catástrofe ambiental antrópica, en un hecho sin parangón en toda la extensión del territorio nacional”, sostuvo. “Nuestro Oeste, lo que yo llamo el Oeste profundo, ha sido condenado a la marginalidad de un vasto desierto por la provincia de Mendoza con la anuencia del Estado Nacional”.

“Frente a esta realidad, marcada por la angustia de haber vivido la pérdida de un río, se le suma la imprevisibilidad de no contar con la más mínima información sobre su manejo, que nos permita, al menos, saber cuándo vamos a tener agua corriendo, su cantidad, su calidad, o por cuanto tiempo el cauce va a seguir totalmente interrumpido y seco, absolutamente seco. Así es imposible proyectar políticas de Estado de medio y largo plazo”, dijo.

“El daño ambiental que existe actualmente sólo puede ser mitigado o recompuesto con agua potable de calidad corriendo constante desde la alta cuenca, sin usos previos, para volver a darle vida a ese cauce y reparar el daño ecológico ocasionado”, expresó.

“Esta Corte ya ha determinado que el río Atuel es interprovincial. Por eso se torna fundamental e ineludible la creación de un Comité de Cuenca, para que las provincias condóminas tomemos en forma conjunta todas las decisiones referidas al manejo de estas aguas, cogobernando un recurso natural que debe ser indiscutiblemente compartido”, dijo. “Por eso hemos venido todos los pampeanos hasta aquí. Para defender nuestros derechos y el derecho humano de acceso al agua potable que le ha sido negado a nuestros pobladores del Oeste”.

“Y yo, en lo personal, vengo a cumplir con esta enorme responsabilidad que mis comprovincianos me han delegado al elegirme gobernador”, agregó. “Como fue expresado a lo largo de toda la exposición de nuestra parte, repito que confiamos en la intervención de esta excelentísima Corte para llegar a una solución que satisfaga las pretensiones de La Pampa, resolviendo el conflicto sistémico ante el que nos encontramos. Teniendo como meta la preservación y la recomposición del medio ambiente que nos pertenece a todos como habitantes de la República Argentina y que desnuda la degradación que sufre La Pampa por el uso indiscriminado que ha hecho Mendoza del río Atuel, transformando nuestros humedales en desiertos y provocando la diáspora de los habitantes pampeanos asentados en la cuenca del Atuel, el río, señores jueces, que nos fue robado”, expresó.

El gobernador pampeano dijo que entre el Sosneado y el acceso a los Nihuiles se pierden 15 m3/s. “Si se impermeabiliza esa zona, hay agua para todos”, aseguró.

Sostuvo, además, que los regantes deberían mejorar la eficiencia de riego. “Ellos mismos lo dijeron. Es la cuenca del país con menos eficiencia. Hay solo 5 mil hectáreas con riego presurizado de 54 mil que riegan. Habría agua para llegar a más hectáreas en Mendoza y más agua en La Pampa”, dijo.

Verna dijo que Mendoza “no tiene voluntad” de acordar. “La inundación en el oeste de La Pampa se debió a que el último dique (Los Nihuiles) rebasó y Mendoza no nos avisó que se iba a llegar al punto de rebase. Eso demuestra que es mentira lo que dijeron, que hay buena voluntad. No hay buena voluntad. Es la consecuencia de la no existencia de una cuenca”, sostuvo.

Otro de los disertantes fue el fiscal de Estado Alejandro Vanini. “Pedimos el cese del daño ambiental”, dijo.

-¿Qué caudal están reclamando?– consultó la jueza Elena Highton de Nolasco.

– La pretensión es que primero ocurra un caudal fluvioecológico y después…- respondió Vanini.

– No pido generalidades. ¿Concretamente cuánto piden?

– Cinco metros cúbicos. Los estudios de la UNLPam establecen tres escenarios, en base a la suelta de agua.

-¿Puede Mendoza garantizar agua, con los actuales usos?

-Esa respuesta tiene dos partes. En primer lugar, creo que sí, que Mendoza mejorando su calidad de riego puede satisfacer. La segunda respuesta, es que el paradigma de 1994, con la reforma constitucional, no se puede considerar al agua como un bien meramente material. Con esos cambios (de rango constitucional), consideramos que a Mendoza los cupos de agua se redujeron jurídicamente.

– ¿Es recuperable la zona desertificada?

-El gobierno persigue que se recupere el ambiente. Los estudios los hizo la universidad. Se puede recuperar el ambiente a partir de los 4,5 metros cúbicos Al no ser contínuos los cuadales, el medioambiente se recetea cuando se corta el río. A partir de un caudal permanente de 5 m3 en tres o cuatro años se recupera un porcentaje, no el total. A partir de un caudal estable el ambiente se recupearía.

-En el invierno de 2016 se produjo una inundación en Santa Isabel. ¿Fue producto de la apertura de las compuertas en Carmensa?

-Supongo que fue por la apertura de la compuerta. Nos avisaron por un fax doce horas antes, que iba a entrar esa cantidad de agua. El territorio es desértico y una llanuera, se borra el cauce. La cantidad de agua fue provocar una gran inundacion y el gobierno tuvo que hacerse cargo de rescatar a los productores que no quieren salir si no van con sus chivas. Por eso pedimos la constitución de un comité de cuenca.

-¿Los excedentes de Carmensa son significativos sobre lo demandado?

-Depende el día. Hay momentos que entran 0,5, otros 2. Pedimos un caudal mínimo para tener previsibilidad y ver cómo manejamos el agua.

-¿Podrían traer agua del Colorado para desarrollar esas localidades?

-Nunca lo analizamos. Son cosas distintas. En el Colorado hay un comité y cupos de agua. Queremos lo mismo para el Atuel.

-La Pampa denuncia que Mendoza derrocha el agua. ¿Es por baja eficiencia?

-Siempre hablamos de eso.

-¿Cómo lo mide?

-Está dado por los estudios científicos técnios de la universidad con las mismas publicaciones que tiene Mendoza.

-¿Cómo se mejoraría el caudal? ¿Con obras?

-Con obras. Uno de los “amigos” (de Mendoza), dijo que ahora tienen una eficiencia del 40%. Nosotros tenemos estudios que indican que es menor al 30%.

-¿Es reversible el daño ambiental?- le consultó Carlos Maqueda.

-En primer lugar, perseguimos que se restablezca el ambiente. Los estudios de la UNLPam establecen que se puede.

– ¿Es relevante el acceso general que tiene cada provincia al agua o que solo hay que considerar el de la cuenca del Atuel?– le consultó el juez Carlos Ronsenkratz.

-La Pampa siempre ha pretendido que se distribuya el agua de la cuenca del Atuel -respondió Vanini-. Para eso, tomamos como ejemplo al Colorado, que tiene cupos. Si en el Atuel tuviéramos un cupo, cada provincia sabría a qué atenerse.

-¿Hay alguna manera de aumentar la oferta de agua, que disminuya la escasez de agua? -le consultó Ricardo Lorenzetti-. ¿Hay posibilidades de incorporar más cuencas o tener una visión más amplia?

– ¿Usted me está preguntando por el trasvase (del río Grande al Atuel)?

-Sí.

-La Pampa ha considerado el trasvase y lo ha descartado. Vamos a estar mezclando agua, con diferentes calidades. La composición química es distinta. No podemos garantizar que no haya alguna catástrofe ambiental o ecológica.

-Suponiendo que hubiera una solución que no pase por incrementar la oferta de agua y se le reconociera a ustedes el derecho. Acá se ha mencionado la eficiencia del uso. ¿Qué elementos hay para valorar eso?- le consultó Lorenzetti.

– En el convenio de 2008, se mencionaba que se pueden recuperar hasta 10 m3/s y después eso compartirse.

Fuente: Diario Textual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *